Bajista busca a baterista para iniciar proyecto

Una tarde, como muchas otras, me encuentro mirando como quien no quiere la cosa el famoso hito de la Escuela de Arquitectura (siempre me  ha gustado ojear las nuevas publicaciones del Hongo) cuando leo este mensaje: “Bajista busca a baterista para iniciar proyecto”.

Pienso: ¡Increíble!, este simple y conciso, pero infinitamente potencial, comunicado entre Anónimo A y potenciales anónimos G,D,M {movimiento inclusivo para reinvindicar a las letras siempre ausentes de estas enumeraciones} que con su inocente presencia transforma tapizando en yuxtaposiciones atemporales las superficies horizontales, verticales, curvilíneas, duras y silenciosas de la ciudad en invitaciones que cautivan y lanzan una invitación abierta a iniciar una nueva historia de dos o más, a través de un simple papel, alguna tinta y unos pedacitos de cinta scotch. 

Lo seductor del espacio físico como portador de información y encuentro casual/causal sigue en la lucha, vaticinada por muchos, por permanecer a pesar del auge del espacio virtual. Los eventos en Facebook, las publicaciones virales y los mass media virtuales se han convertido en muy pocos años en el espacio comunicacional para el encuentro casual de millones de usuarios del globo, en simultaneidad, vanidad, necesidad, perversidad y muchas otras “-idades”.

¿Cómo puede entonces sobrevivir el espacio público a su “historia de una muerte anunciada” como espacio comunicacional? ¿Qué será lo que provoca una poética nota abierta a quien pase a su lado?

Específicamente, surge la pregunta:

¿cómo y porqué sobreviven los dispositivos urbanos, tales como mobiliario y muros, como medios para comunicar, convocar y vender teniendo?

Al respecto, se sugiere una hipótesis de resistencia humanista celebrada en la permanencia de estos dispositivos comunicacionales para el encuentro azaroso, de intercambio y de proposición anónima.

Los invito a que relean, al recorrer la ciudad, algunas de estas invitaciones abiertas de los habitantes de la ciudad y reflexionen sobre el encuentro que proponen.

¿Qué le están solicitando realmente a usted como lector casual y a la ciudad? ¿Compañía, juego, creación, colaboración?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s