Cita

Poema “Perseguidos 1” por Luis Fernando Higuita

Ni el sol 
Ni el agua
Les daba en las espaldas
Los rayos del sol no penetraban.
La noche, no se diferenciaba del día.
La oscuridad, era permanente.
Hasta que llegó, el esmad.
Con orden de desalojo.
Ya en la acera, en la calle,
A la intemperie.
Paso el tiempo
Y esta, se convirtió en su habitad.
Vuelven con el mismo poder
De aquel primer día, al rompoi
Fuimos ha dar.
A la vista de todo el mundo.
Pero como, los señores
De la guerra, transitaban oriundos
Por aquellas avenidas.
La mala impresión
Y la mala imagen,
Que vendíamos al exterior.
Precipito otro, y nuevo desplazamiento.
A la oreja, vinimos ha parar.
Allí se repite la historia.
Los cauchos, palos, y malos olores,
Eran lo común.
La sombra de los arboles.
Era nuestra única aliada.

Sigue leyendo