La ciudad imaginada

Redactado en 2007


Poder definir qué es ciudad quedaría corto sin incorporar la visión fantasiosa e idealista de ésta. Mi ciudad imaginada tiene que ver con mis recuerdos, con mis relaciones humanas, con los acompañantes en el recorrido sensorial emocional citadino, con los eventos, con mis estados emocionales; convirtiéndo mi idea de ciudad en un remolino de recuerdos, deseos, personas, olores, recorridos…tan simultáneos, y a la vez tan diferentes. En mi ciudad imaginada no hay tiempo, ni espacios definidos, todo lo veo borroso, sin inicio ni fin, como en un mosaico infinito sin forma definida, y sin más sigue siendo mi ciudad.

El imaginario urbano brinda una nueva dimensión de dinamismo a la ciudad, permitiendo al ciudadano seleccionar entre  recuerdos y deseos vividos dentro de ésta, y articularlos con la dimensión “real” física de la ciudad. Lo interesante y atrayente de la ciudad es la interacción con un escenario de circunstancias aleatorias de las cuales no tenemos control alguno, ni control en la selección de las experiencias que deseamos ni en las reacciones que tengamos ante ellas, ni de quienes participarán en ellas. LA CIUDAD ES AVENTURA…y cómo tal es incertidumbre. Somos actores y espectadores al mismo tiempo. Quizá por aquí se esconda la fascinación oculta que tienen los seres humanos por la ciudad.

 La incertidumbre urbana combinada con la creación de la identidad de la ciudad da como resultado una multiplicidad de definiciones e interpretaciones subjetivas que conjugadas darían como resultado la imagen de la ciudad. Entonces obviamente nunca podremos tener una respuesta única, ni definitiva.

 “el territorio urbano es croquis y no mapa”

Sigue leyendo

Anuncios